Troilo por Mederos, en su huella

hace 2 años   •   1 min de lectura

Por Teatro Santander

Rodolfo Mederos Trío - Cantor invitado: Negro Falótico  (Argentina)

En esta ocasión el Teatro Santander quiere rendirle homenaje al Tango, que es una cultura  rodeada de música, poesía, danza y arte, es por esto que nuestro  invitado especial es el prestigioso bandoneonista Rodolfo Mederos  que con este concierto rinde tributo al gran Anibal Troilo, y a su vez  hace extensivo un agradecimiento por el vasto aporte que hiciera Pichuco  al lenguaje del tango en la segunda mitad del siglo XX, no sólo desde  su maravillosa  obra musical, sino también desde su modo de sentir y de  ser porteño, un artista de pueblo y maestro referente para el lenguaje  del bandoneón.

El jueves 25 de Julio a las 7:00 p.m. en el Teatro Sanander, transita por distintos clásicos de Pichuco, impecablemente interpretados por el Rodolfo Mederos Trío,  con los ya legendarios compañeros del bandoneonista: Armando De La Vega  en guitarra y Sergio Rivas en contrabajo y para los  temas cantados el  cantor invitado Negro Falótico, que aporta su voz aterciopelada y una  refinada interpretación.

El título hace mención a que el mejor homenaje a Anibal Troilo quizás  sea transitar por su huella, rica en músicas bellas, en arreglos  memorables y en una ética al servicio de este arte noble y popular.

ACERCA DE RODOLFO MEDEROS

Bandoneonista, compositor y arreglador argentino. A lo largo de su  fecunda carrera ha tocado con músicos de la talla de Osvaldo Pugliese,  como integrante y arreglador de su orquesta;  Astor Piazzolla, Daniel  Baremboim, Joan Manuel Serrat, Enrique Morente, Larry Coryell, Mercedes  Sosa, Miguel Poveda, la cantora de coplas Martirio, entre otros.

Su militancia en el tango transmite un estilo colmado de esencia y  emoción popular, al mismo tiempo que le arranca a cada sonido un  universo de raíces hondas y de destacado buen gusto.

Desde siempre creyó que el tango no es una mera expresión local, sino la música de las ciudades del mundo.

Corre la voz