HOTSPOT, Migraré, Migrarás, Migrarán (Bogotá)

hace 2 años   •   2 min de lectura

Por Teatro Santander

Hotspot explora el fenómeno de las migraciones  contemporáneas a partir de una estructura narrativa. La pieza reflexiona  sobre el cuerpo de la mujer en relación a los conceptos de territorio y  frontera. Muchas veces las mujeres (migrantes, refugiadas, desplazadas,  nómadas) viven en una condición de mayor “vulnerabilidad” y usualmente  estas migrantes desconocen/conocen su fragilidad y su fortaleza en el  viaje hacia una nueva casa.

Esta obra, se refiere, en particular, a historias de mujeres migrantes  y/o refugiadas que van hacia Europa. La incapacidad de los gobiernos  para dar una respuesta concreta a la crisis migratoria actual ha  convertido al mar Mediterráneo en un cementerio líquido.

La obra se desarrolla en el espacio de tres territorios y en las  fronteras que los limitan. El primero es el espacio del discurso  público, de los medios audiovisuales, de la disertación, de la  presentación. El segundo es el del tránsito, de la transformación, el de  la frontera física más próxima al espectador. Y el tercer territorio  constituye el espacio de la simulación, de los intentos de  representación y narración dramática.

En lo sonoro [y como vehículo de la voz humana], el espectador  experimenta la pieza con el uso de audífonos, lo que le permite  acercarse o alejarse de los territorios, transitar los diferentes  espacios y desorientarse... ¡Desorientarse! No hay viaje, migración,  tránsito que no pase por una fase de desorientación.

El texto, es una obra “migrante”, basada en la metodología Creación en Acción  que recoge la experiencia de un viaje como trabajo de campo en algunas  de las rutas migratorias más activas hacia Europa, y que plantea como  premisa en la invención de piezas, renunciar  al DESEO; de  saber, de preguntar, de registrar… Y exponer al “cuerpo” del creador al  tiempo-espacio del viaje, y en este caso, el de los que migran. A través  de una estructura de simultaneidad multinarrativa, se utilizan como  “tácticas” el diario de viaje, el discurso público de los medios, la  crónica periodística, la narración medial, las formas de la Internet,  así como el texto dramático reescrito, desestructurado, reinterpretado,  saboteado.

Planteada la simultaneidad de nuestra existencia, nos paramos de frente a  los acontecimientos y nos preguntamos, ¿Qué pasa mientras estamos  aquí?, ¿Podemos representar el dolor, el sufrimiento de los otros? Y sí  esto es posible, ¿Quién nos da el permiso para hacerlo?, ¿Cómo no ser  turistas en la desgracia ajena?

Sobre La Máquina Somática

Es el encuentro incitador y creativo de Javier Gutiérrez R.  y  Alexander Gümbel, artistas transdisciplinares, que desde el año 2008 han  colaborado en piezas  que indagan de forma poética, sobre los  diferentes estados de violencia en la relación entre el cuerpo y la  sociedad, el cuerpo y el espacio, el cuerpo y sus formas de expresión,  el cuerpo y la realidad, sobre la escala del gesto escénico, la  escenificación de los espacios cotidianos;  el significado del  evento-acto en vivo y sus relaciones con las experiencias virtuales,  entre otros.

A lo largo de su trayectoria han mantenido un irrestricto interés en  provocar y expandir los límites de las distintas disciplinas (danza,  teatro, performance, arte sonora y vídeo instalación) que son el  territorio de su trabajo.

Esta pieza tuvo un primer montaje creado por quienes figuran como  autores del texto en el año 2016 en Barcelona, España,. Este nuevo  encuentro, que se nutre de su antecesor, cuenta con la creatividad, la  fuerza y el talento de tres intérpretes colombianas.

Corre la voz